Tag Archives: sistema financer

El 95% de las grandes empresas blinda a sus directivos mientras se abarata el despido

Los tentáculos de la reforma laboral son limitados y les cuesta llegar a lo más alto de las compañías del Ibex 35, índice que agrupa a las mayoresempresas de la bolsa española, donde la mayoría de los altos directivos se garantizan despidos de oro mediante blindajes o cláusulas indemnizatorias.

Ni 20, ni 33, ni 45 días. Un importante puñado de directivos de las grandes compañías tienen garantizados varios años de sueldo en caso de despido e, incluso, si deciden abandonar la compañía por propia voluntad, siempre y cuando aleguen haber visto alteradas las funciones para las cuales fueron contratados.

Hasta el 95% de las empresas del Ibex 35, índice que agrupa a las mayores compañías de la bolsa española, tiene blindajes para sus altos directos, grupo en el que entran los miembros del comité de dirección.

Además, la mayoría de ellas también cuenta con cláusulas de indemnización para otros cargos directivos de menor nivel, como responsables de áreas, cuyos importes varían, en general, entre uno y tres años.

Estos acuerdos contrastan con la flexibilidad que desde la patronal (CEOE) se ha pedido al Gobierno introducir dentro de la reforma laboral, y que ha terminado quedando recogida en forma de abaratamiento del despido y mayor libertad para cambiar la jornadade los trabajadores.

La nueva normativa, que todavía es susceptible de modificarse durante su tramitación en el Congreso de los Diputados, reduce de 45 a 33 los días de indemnización por año trabajado, con un máximo de 24 mensualidades, frente a las 42 anteriores.

Además, por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, la empresa puede despedir con 20 días, con un máximo de 12 meses, y cambiar las condiciones tanto laborales como de distribución de la jornada de los trabajadores.

Unas condiciones que no afectan a los más de 250 altos directivos de las grandes compañías españolas que cuentan con blindaje. Un grupo compuesto, exclusivamente, por presidentes ejecutivos, consejeros delegados y miembros de la alta dirección.

Abanico de indemnizaciones

En cuanto a número, destacan los casos de Banco Sabadell y Endesa, que han garantizado estas armaduras a 24 y 23 ejecutivos, respectivamente. La otra cara de la moneda corresponde a Abengoa, Popular, Bankinter y OHL, que carecen de blindajes entre los miembros de su primera fila directiva.

Las características de estos blindajes varían de una empresa a otra. Por ejemplo, entre las más austeras destaca el grupo de supermercados de descuentos DIA, que sólo reconoce un año de salario bruto a su consejero delegado.

La banca, en cambio, es la más espléndida, con fondos y planes en los que van acumulando paracaídas de oro para sus primeros espadas. Éstos han dado lugar a indemnizaciones multimillonarias, cuyo máximo exponente fue hace una década Ángel Corcóstegui, por aquel entonces consejero delegado de Santander Central Hispano, que dejó la entidad con un finiquito de 108 millones de euros.

Más recientes es la marcha de Francisco Luzón, número tres del banco, que dejó la entidad presidida por Emilio Botín con un fondo de pensiones acumulado de 56 millones, más otros cerca de 9 millones en seguros.

BBVA también figura entre las compañías más generosas con sus directivos. Además de los blindajes que tienen los 13 altos ejecutivos del banco, la entidad reconoce contar con cláusulas indemnizatorias específicas para 43 directivos de menor nivel y 50 técnicos, beneficio que, en algunos casos, tienen derecho a percibir incluso en caso de dimisión.

Iberdrola, por su parte, ha modificado su política de retribuciones en el último año y ha reducido a dos anualidades la indemnización que tienen derecho a recibir sus empleados de mayor rango, frente a los cinco que tenían hasta ahora.

No obstante, aquellos contratos que recojan la anterior política, conservan sus derechos adquiridos, algo que contrasta con la modificación introducida en la reforma laboral para los contratos indefinidos, que sólo reconoce los 45 días para los años trabajadores antes de la entrada en vigor de la reforma; ya que a partir de ese enero, todos pasan a medirse con 33 días.

Algunas compañías, como Ferrovial, incluyen estas claúsulas indemnizatorias para compensar, por ejemplo, el compromiso que obligan al directivo a firmar de que, llegada una determinada edad, muy anterior a la de jubilación, la empresa puede prescindir de sus servicios. Un escenario para el que la empresa se cubrió el año pasado depositando 2,6 millones para cubrir esas futuras pagas.

FCC, por su parte, justifica este tipo de acuerdos como un premio de cara a la jubilación, ya que no tiene suscritos planes de pensiones privados a favor de sus directivos; mientras que Grifols inlcuye este a 98 personas, muchas de ellas fuera del cuerpo directivo, entre los beneficiarios de cláusulas que reconocen pagos de entre dos y cinco años.

Mediaset, cabecera de Telecinco y Cuatro, amplía este tipo de blindajes a algunas de sus estrellas, como el director de Informativos;  mientras que en Repsol las indemnizaciones varían en función del puesto, la responsabilidad y la antigüedad.

También llama la atención que casi la mitad de las empresas del Ibex no informa a sus accionistas en la Junta General sobre estos blindajes, algo que atenta contra los principios de transparencia que defiende el Buen Gobierno.

noticias.lainformacion.com

Anuncis

Les hipoteques subprime

Per David Virgili

Qui més qui menys, tothom ha sentit a parlar que l’origen de la crisi actual es troba en l’impagament de les hipoteques subprime a Estats Units. Què són? Com és possible que generessin aquesta crisi?

Les hipoteques subprime són hipoteques de risc. Quan vas a demanar una hipoteca, se’t donen uns punts en funció del salari, la feina, la situació familiar, etc., i en funció d’aquests punts se’t concedeix la hipoteca o no. En el cas de les hipoteques subprime, la qualificació de qui demanava el crèdit estava per sota del nivell que es demanava normalment. Així doncs, podem pensar: per què es concedia?

Primer, cal saber què passa ara amb les hipoteques. Antigament, el sistema funcionava així: quan un vol comprar una casa, demana un préstec i paga mensualment una quota. Són préstecs a llarg termini, així que el prestador ha d’anar amb compte, ja que vol que se li acabin tornant els diners (més els interessos).

En el sistema nou, els bancs venen aquest deute hipotecari a empreses d’inversió, juntament amb altres préstecs (de cotxe, d’estudis, de targetes de crèdit). Tot això forma “paquets de deute”, que s’anomenen CDO (Collateralized Debt Obligations). Les empreses d’inversió venen aquests CDO als inversionistes, de manera que quan un paga la quota de la hipoteca, aquests diners acaben arribant als inversionistes, passant pels diversos intermediaris.

Les empreses d’inversió paguen a les agències de ràting (Standard & Poor’s, Fitch, etc.) per avaluar els paquets de CDO. No hi ha lleis ni responsabilitat per com s’avaluen aquests paquets de deute, així que aquestes empreses bàsicament poden posar la nota que vulguin. En el cas d’aquests CDO, molts cops posaven la qualificació màxima, ja que d’aquesta manera aquests paquets es podien comprar per a fons de jubilació, que necessiten ser segurs per llei.

En aquest sistema, a quasi ningú li importa si es paga o no la hipoteca: Els bancs venen els paquets de deute a les empreses d’inversió, i se’n despreocupen. Les empreses d’inversió guanyen més com més paquets venen. Paguen a les empreses de ràting perquè avaluïn el deute com més els convingui. El venen als inversors i se’n despreocupen. Les agències de ràting no tenen mai responsabilitat per la qualificació que fan del deute, així que sempre han estat despreocupades. D’aquesta manera, es comença a inflar la bombolla. A tothom li interessa que es firmin com més hipoteques millor, i de la quantitat més alta possible (recordeu les hipoteques pel 110% del valor del pis, i similars?).

Això és independent de que hi hagi o no garanties de que es podran tornar. De fet, les hipoteques de risc (subprime) eren encara més “interessants” per a les empreses d’inversió, ja que estaven obligats a pagar més interessos que una hipoteca normal, i per tant el deute generava encara més beneficis.

Suposo que és evident que aquesta cadena ja és molt inestable per si sola, però això només és el principi. Encara falta explicar una segona direcció en què es creen els diners. Demà!

Nota: Aquesta explicació és un resum de l’explicació més detallada que es fa a “Inside Job”, que comentaré en la segona part.

Segona part

En la part anterior vam veure la cadena de venta del deute hipotecari: el prestatari signa una hipoteca amb el banc, el banc fa paquets de deute (CDO) i els ven a empreses d’inversió, i les empreses d’inversió fan dues coses: paguen a les agències de ràting per qualificar el deute, i el venen als inversionistes. Quanta gent viu d’una hipoteca, no?

Doncs encara queda una altra direcció en què es generen diners.

AIG, l’empresa líder en assegurances i serveis financers, oferia un nou producte: els CDS (Credit Default Swap). Els CDS eren una assegurança sobre els paquets de CDO, de forma que, a canvi d’una quota trimestral, si els inversors veien que els seus paquets de deute baixaven de valor, AIG els compensava econòmicament les pèrdues.

Però a diferència d’una assegurança normal, els CDS estaven oberts al mercat. No necessitaves tenir el CDO per contractar aquesta assegurança.

I per què ho van obrir al mercat? Doncs, primer, perquè podien: com que era un producte nou, no hi havia cap normativa que el regulés. I segon, doncs per guanyar més, molt més. En una assegurança normal, tu tens una casa i l’assegures, ningú més pot fer-ho per tu. Amb una assegurança sobre el deute, un sol CDO pot rebre, per posar un exemple, cinquanta assegurances CDS en contra d’aquest deute, amb totes les comissions i beneficis que això genera. Clar, el problema d’això és el risc: si el CDO no es retorna, hi ha un deute de cinquanta assegurances a retornar, però amb la bombolla financera que hi havia això no semblava un escenari factible.

Un petit resum per si algú s’ha perdut: el deute (hipotecari, d’estudis, de cotxe, etc.) s’agrupa en paquets, els CDO. Com a inversionistes, tenim dues opcions. Una, comprar el CDO, si creiem que el deute es retornarà. Periòdicament rebrem els interessos generats per aquest deute. L’altra, comprar el CDS. Si el deute no es retorna, aleshores AIG ens haurà de compensar les pèrdues.

Molt bé. Ara ve la part més interessant. Què van fer Goldman Sachs, Morgan Stanley i altres empreses d’inversió el 2007? Doncs dues coses: d’una banda, vendre paquets CDO que no valien res als seus inversionistes. Ells mateixos reconeixien internament que eren una porqueria, tot i tenir oficialment la qualificació màxima de l’agència de ràting que havien pagat. I al mateix temps, compraven paquets CDS com a aposta contra aquest deute, de forma que com més diners perdia el seu client, més diners guanyava l’agència d’inversions.

Quan es van deixar de comprar pisos i els bancs es van començar a quedar les cases, el mercat de CDO es desploma. Diverses empreses d’inversió se’n van a l’aigua. AIG es declara en fallida. Això fa que les accions de Lehman Brothers no valguin res. El 15 de setembre de 2008, Lehman Brothers entra en fallida, perquè no hi ha prou diners per rescatar-la. El 16 de setembre de 2008, la Reserva Federal d’Estats Units rescata AIG.

Evidentment, això no atura la crisi que s’ha iniciat… Hi ha deutes multimilionaris pel mig, i a partir d’aquí les conseqüències ja les coneixem.

El que he explicat és només un resum de l’explicació més completa i amb dades que trobareu a Inside Job, pel·lícula que és realment recomanable ara que els caps de Lehman Brothers han substituït l’atur pel govern d’Europa.

També val molt la pena per dues denúncies que no s’acostumen a veure: davant el govern d’Obama, ja que mostra que malgrat l’aparença, tot segueix exactament igual. I també davant la universitat, que pren un paper passiu davant aquesta situació. Potser arran d’aquesta denúncia es poden entendre les primeres protestes a Harvard de fa poc més d’un mes.

Àudio: Esther Vivas: “La Taxa Tobin és una mesura que permetria tirar sorra a l’engranatge de les finances”

Una de les notícies del dia és el debat que el president francès Nicolas Sarkozy ha obert aquests dies: la implantació de la Taxa Tobin, un impost que graba les transaccions financeres internacionals. Per saber què és exactament aquesta taxa Tobin parlem amb Esther Vivas, membre del Centre d’Estudis sobre Moviments Socials de la UPF.

Escolta l’entrevista aquí.

Vídeo: La PAH de Blanes acompanya una afectada a una visita amb el director d’una entitat

¿Por qué no una auditoría ciudadana de todas las deudas?

DANIEL ALBARRACÍN / ECONOMISTA Y SOCIÓLOGO

Los lobbies privados están consiguiendo que los gobiernos practiquen políticas de salvamento de las cuentas de las empresas privadas insolventes, a costa del conjunto de la ciudadanía y de las rentas del trabajo, convirtiendo la deuda privada en pública. Esta operación a gran escala es completamente ilegítima.

Cuando se ha incrementado la deuda pública, ¿por qué no se alude a los rescates y recapitalizaciones bancarias; subvenciones al capital explícitos –como las de la industria a la automoción– e implícitos –como el sistema tarifario que se aplica a las compañías eléctricas–, o las desgravaciones, deducciones y exenciones fiscales al capital –en impuestos, en las cotizaciones sociales, etc.–? ¿Por qué no se explica que es un “banco malo”? Esa entidad repleta de ‘activos tóxicos’ donde se incluirían todos los inmuebles sin vender, propiedad de la banca, para que la paguemos entre todos. ¿Con este banco la deuda pública no se incrementará?

En esto del ‘debe y el haber’ se suele olvidar mirar al lado de los ingresos. ¿Acaso las políticas de recortes no deprimirán más la economía y eso aumentará el déficit público y la deuda? ¿No sería imprescindible cuestionar el modelo de la UE, que con un mercado y moneda únicos, sin sector público que contrarreste las desigualdades, aboca a unos galopantes déficits de balanza de pagos y a un incremento constante de las necesidades de financiación de los países periféricos e, indirectamente, un aumento de presión para endeudarse? ¿Cómo se admite que el BCE financie de manera barata a la banca, mientras ésta recibe unos tipos de interés enormemente lucrativos cuando presta a los Estados? ¿Cómo es que la UE no crea una agencia de calificación de riesgos pública? Aparte, un volumen por determinar de la deuda acumulada es, en términos jurídicos, odiosa, pues ha financiado actividades en detrimento del interés general. No parece comprensible que se hayan preferido gastos militares a sociales o a inversiones sostenibles, que se hayan concedido proyectos públicos a entidades privadas cuando su coste a largo plazo es muchísimo mayor que la iniciativa pública directa. Todo ese conjunto de operaciones dudosas, o que se encuadrarían en prácticas de favoritismo, amiguismo, corrupción, etc., y deberían tener una respuesta penal.

Para poder dimensionar y valorar la deuda contraída contamos con estadísticas, pero sin el recurso a un examen pormenorizado de documentos sería difícil determinar cuál debe ser la actitud ante el fenómeno. Éste es uno de los motivos que debe empujar a la ciudadanía a exigir una auditoría de las cuentas públicas y de las cuentas de los acreedores beneficiados en estas operaciones.

En nuestra opinión, no hay que pagar la deuda. Una primera conclusión a la que debiéramos llegar es que el conjunto de recortes públicos y reformas estructurales que están por venir serán inútiles para enfrentar el pago de una deuda elefantiásica que no para de crecer. Pero, si está tan claro que no hay que pagar, ¿por qué una auditoría ciudadana?

Primero, porque es importante la participación ciudadana para asegurar el control desde abajo en el proceso de examen.

Segundo, por razones de pedagogía social. Gran parte de la población ignora cuáles son las cuentas de la economía o adopta modelos de interpretación estereotipados o confusos. Una medida como la auditoría exige un amplio respaldo y credibilidad social. Y tercero, porque, en un contexto de recortes, puede ser una campaña comprensible y contribuiría a desvelar la trama a favor de la banca.

Hay que detallar por qué, por quiénes y cómo se contrajo la deuda, el montante, las condiciones, tipos de interés, plazos de devolución, garantías, avales, o, por otro lado, a qué se dedicó la financiación. Este análisis nos daría una medida y proporción de deuda que no se debe pagar o se ha de reestructurar.

La auditoría debería exigir al sector público transparencia en sus cuentas, declarar una suspensión temporal del pago de la deuda y abrir un proceso, que durará meses, para escudriñar la documentación y hacer un juicio público encaminado a tomar decisiones sobre qué hacer sobre la deuda pública una vez culminado ese proceso.

En varios países europeos ya se han puesto en pie campañas para impulsar auditorías ciudadanas. Aquí ya se han dado los primeros pasos. Y estamos convencidos

Entrevista a Eric Toussaint: “El BCE, fiel servidor de los intereses privados”

Entre julio y septiembre de 2011, por todo el mundo, las bolsas de nuevo sufrieron una violenta sacudida. La crisis se profundiza en la Unión Europea, y en particular respecto a sus deudas. El CADTM entrevistó a Eric Toussaint con el objetivo de descodificar los diferentes aspectos de esta nueva fase de la crisis.

CADTM: El 8 de agosto 2011, el BCE comenzó a comprar títulos de Estados europeos en dificultades. ¿Cuál es tu opinión?

Eric Toussaint: Primera precisión importante: los medios anunciaron que el BCE recomenzaba a comprar títulos sin aclarar que esas compras de títulos de los Estados en dificultad se haría, como de costumbre, únicamente en los mercados secundarios. El BCE no compra títulos de la deuda griega directamente al gobierno griego, los compra a los bancos en el mercado secundario. Y por eso los bancos estaban tan contentos el 8 de agosto de 2011. En efecto, entre marzo de 2011 y el 8 de agosto de este año, el BCE, según sus propias declaraciones, había dejado de comprar títulos en el mercado secundario. Eso molestaba a los bancos, ya que en su afán de librarse de los títulos griegos y de otros países con problemas, tuvieron que vender, durante ese periodo, en el mercado secundario a precio de saldos. La mayor parte de ellos restringieron sus ventas cuando el precio era muy bajo.  |2| Y es por eso por lo que presionaron al BCE para que reanudara sus compras.

CADTM: Así que la vuelta del BCE al mercado secundario hace remontar el precio de los títulos griegos ¿no es así?

Eric Toussaint: Sí, pero eso fue momentáneo y lo más importante es que el BCE compra netamente por encima del precio de mercado y en muy grandes cantidades. Entre mayo de 2010 y marzo de 2011, el BCE compró títulos griegos por 66.000 millones de euros a los banqueros y otros inversores institucionales. Entre el 8 y el 12 de agosto de 2011, o sea, en cinco días, compró por un valor de 22.000 millones de euros en títulos griegos, irlandeses, portugueses, españoles e italianos. La semana siguiente, compró aún más, por 14.000 millones de euros. No se sabe la parte que corresponde exactamente a los títulos griegos, pero vemos que el BCE ha comprado masivamente. Lo cierto es que la recompra de títulos por el BCE permite a los inversores institucionales especular y obtener grandes beneficios.

La cuestión es que los bancos pueden comprar títulos en el mercado secundario o mucho más discretamente en el mercado OTC, que escapan de todo control, a precios reventados (42,5 % de su valor en los días siguientes al 8 de agosto de 2011, e incluso a menos algunas semanas más tarde) y los revende al BCE a un 80 % de su valor. Puede ser que el volumen de este tipo de operaciones que los bancos pueden hacer sea marginal, pero es difícil hacerse una idea clara sobre la realidad de este negocio. Es evidente que es muy rentable y no veo cómo el BCE o las autoridades de los mercados puedan impedirlo, si tuvieran la voluntad de hacerlo.

Hay que decir que las operaciones en el mercado secundario son poco reglamentadas. Pero, sobre todo, que al lado del mercado secundario está el mercado OTC (Over the counter en inglés), sin ningún control de los poderes públicos. Con mucha frecuencia se realizan compras y ventas de títulos de las deudas mediante lo que se llama «ventas al descubierto», es decir, que un comprador, por ejemplo un banco, puede adquirir títulos por decenas de millones de dólares sin pagar nada en el momento de la recepción de los títulos en cuestión.

Y continúa el proceso: el comprador promete pagar, al adquirir los títulos, pero los revende enseguida y con el producto de esa venta pagará su compra, y allí está la prueba de que no compra para usufructuar un bien sino para revenderlo de inmediato, obteniendo un máximo de ganancia (especulación).

El problema es que si el comprador no puede revender los títulos a buen precio o no los puede vender en absoluto, tendrá dificultades para pagar la cuenta. Y esto puede provocar un crash, ya que son sumas astronómicas que están en juego en la medida en que centenares de inversores institucionales intervienen individualmente con montos realmente considerables. Las transacciones sobre los títulos de la deuda pública de los Estados en dificultad llegan a ser de decenas, incluso de centenares, de miles de millones de euros en el mercado liberalizado.

CADTM: ¿Por qué el BCE no compra directamente a los Estados los títulos que éstos emiten en vez de hacerlo en los mercados secundarios?

Eric Toussaint: Porque los gobiernos que crearon el BCE querían reservar para el sector privado el monopolio del crédito con respecto a los poderes públicos. Sus estatutos, así como el Tratado de Lisboa, prohíben, y también a los Bancos Centrales de los países de la Unión Europea, prestar directamente a los Estados. El BCE presta así a los bancos privados, los que a su vez, como otros inversores institucionales, prestan a los Estados. Como indiqué antes, los bancos franceses, alemanes y de otras nacionalidades, revendieron masivamente en 2010 y en el primer trimestre de 2011 títulos griegos. El BCE fue el principal comprador, y pagando un precio superior al valor del mercado secundario.

Como veis, esto permite a los banqueros y otros inversores institucionales todo tipo de manipulaciones, pues los títulos son al portador y los mercados fueron liberalizados. Está claro que los bancos privados presionan al BCE a fin de que compre los títulos a un precio más alto, diciendo que tienen necesidad de desprenderse de ellos para sanear sus balances y evitar una nueva crisis bancaria de gran amplitud. Los meses de julio y agosto de este año fueron propicios para este chantaje y estas presiones, puesto que en las bolsas se produjo una caída del 15 al 25 %, según los casos, entre el 8 de julio y el 18 de agosto. El precio de las acciones de los bancos acreedores de Grecia, en particular los franceses, prácticamente se hundieron. Presa del pánico, el BCE cedió ante la presión de los banqueros y otros inversores institucionales, y se puso a comprar títulos. Esta intervención del BCE salvó (¿provisoriamente?) la jugada a una serie de grandes bancos, en particular franceses. Una vez más, los poderes públicos salen en auxilio del sector privado. Pero el escándalo concerniente a la actitud del BCE no acaba allí.

CADTM: ¿Qué quieres decir?

Eric Toussaint: Es muy simple. El Banco prestó con un interés muy bajo a la banca privada: del 1 % de mayo de 2009 a abril de 2011, del 1,5 % actualmente, pidiendo a los banqueros privados que recibían ese dinero que depositaran una garantía. Pues bien, los bancos depositaron como garantía unos títulos (que en la jerga se denominan «colaterales») de los cuales perciben, si éstos son griegos, portugueses, irlandeses…, un interés que varía entre el 3,75 % y el 5 % para títulos a menos de un año, mucho más si son títulos a 3, 5 o 10 años…

CADTM: ¿Qué tiene eso de escandaloso?

Eric Toussaint: Lo escandaloso es que los bancos reciben del BCE préstamos al 1 o al 1,5 % para prestárselo a ciertos Estados a por lo menos el 3,75 %. Una vez que compraron los títulos y que percibieron esta remuneración, hacen un doblete: depositan estos títulos como garantía, obtienen un nuevo préstamo del BCE a un tipo muy bajo y prestan este dinero a corto plazo a los Estados a un interés más alto. Nuevamente, el BCE les permite embolsar jugosos beneficios.

Y eso no es todo, el BCE modificó a partir de 2009-2010 sus criterios de seguridad y de prudencia, y acepta que los bancos depositen en garantía títulos de alto riesgo, lo que evidentemente estimula a estos bancos a prestar sin miramientos, ya que tienen la seguridad de poder revenderlos al BCE o depositarlos como garantía.  |3|

Por lo tanto, es lógico pensar que el BCE debería actuar de otra manera y prestar directamente a los Estados al 1 o 1,5 %, sin regalar nada a los banqueros.

CADTM: Sí, ¿pero realmente el BCE podría hacerlo a pesar de que sus estatutos y el Tratado de Lisboa se lo prohíben?

Eric Toussaint: Una serie de disposiciones del Tratado ya no se respetan (como la ratio deuda/PIB, que no puede ser mayor del 60 %, la ratio déficit público/PIB, que no puede exceder del 3 %), por lo que, visto las circunstancias, se podría pasar por alto esa disposición. Además se debe derogar los diferentes tratados de la UE, modificar radicalmente los estatutos del BCE y refundar la Unión sobre otras bases. Pero, por supuesto, es necesario modificar totalmente la relación de fuerzas por medio de movilizaciones en la calle.

Traducido por Griselda Piñero y Raúl Quiroz (artículo publicado en kaosenlared.net)

notes:

|1| Veáse la primera parte «  Grecia  » y la segunda parte «  La gran liquidación de títulos griegos  »

|2| En el Hellenic Republic Public Debt Bulletin, nº 62, junio de 2011, p. 4, se ve claramente que el mercado secundario se había literalmente secado a partir de mayo de 2011, ya que el BCE compraba los títulos.

|3| Probad, en el momento de pedir un crédito importante a un banco, de dar como prueba de solvencia títulos de alto riesgo y veréis la respuesta.