Tag Archives: laboral

«No pretenem ser propietaris de les terres, sinó obtenir-ne els fruits amb la suor del nostre treball»

Lola Álvarez i Pepe Caballero, Dirigents del Sindicat Andalús de Treballadors (SAT)
Alex Romaguera | El triangle
Quin balanç feu de la iniciativa «Andalusia dempeus»?
LOLA ÁLVAREZ: A cada lloc per on passem s’hi suma gent de tots els sectors i condicions. Això crea la consciència que, si no sortim a defensar els drets que tant van costar d’aconseguir, ens continuaran trepitjant. Ja no som els quatre sindicalistes que deien. La població s’afegeix a les mobilitzacions, la qual cosa ens permet desemmascarar els governs que ens han dut al pou de la crisi.S’hi han incorporat altres àmbits laborals?
PEPE CABALLERO: Ens hi acompanyen les bases dels grans sindicats i partits d’esquerres, com també gent de l’ensenyament i de la sanitat afectada per les retallades i col·lectius fins ara adormits. Servim de llavor per combatre les polítiques regressives que ens volen imposar.

La gent relaciona la crisi amb la fallida del model econòmic dominant?
L. Á.: La crisi és el banderí que utilitza el poder per continuar retallant i amb el qual justifica les mesures d’austeritat. Però els treballadors sabem que això ve d’abans, quan el Govern actual i l’anterior han injectat grans quantitats de diners a la banca en lloc d’invertir-los en polítiques socials. A nosaltres, que ja estàvem patint-ne les conseqüències, ara pretenen fer-nos pagar els seus desgavells. Per això sortim al carrer; i és que la situació ha arribat al límit.

L’esquerra hegemònica també ha quedat desprestigiada per la corrupció?
L. Á.: Sens dubte. A Andalusia, molta gent menjaria amb les subvencions que reben les centrals sindicals, els dirigents de les quals són propietaris de grans empreses beneficiades pel mateix Govern. Per culpa d’aquesta esquerra, a la resta de les organitzacions sindicals se’ns veu amb recel, si bé les bases de CCOO i de la UGT mantenen una actitud molt digna.
P. C.: Quan es parla d’esquerres, el PSOE no se l’hauria de considerar com a tal, perquè coincideix amb el PP en les mesures antisocials i s’hi arrenglera a l’hora de criticar les marxes que impulsem els jornalers. Justament, hem convocat concentracions davant de la Junta d’Andalusia per denunciar el president, José Antonio Griñán, i a la resta dels responsables polítics pels casos de frau i de corrupció, entre els quals els robatoris dels diners dels ERO destinats als treballadors. Amb el 15-M i altres col·lectius socials, reclamarem que aquests diners vagin a una renda bàsica per als aturats i per a les famílies més empobrides.

Tot i el revulsiu que suposen les marxes i l’entrada als supermercats i a les finques, els grans mitjans han banalitzat aquestes accions. Cal fer més pedagogia?
L. Á.: La gent sap que són accions simbòliques per palesar les dificultats econòmiques que passem les famílies andaluses. Si entrem al Mercadona, és per expressar que no tenen res per menjar i que, amb tot, les grans superfícies llencen tones de productes als contenidors. Quan ocupem pisos, volem assenyalar la barbaritat que suposen els desnonaments, i quan entrem en finques, ho fem per dir que hi ha prou terres per donar feina a les famílies més necessitades. És irracional que a Andalusia hi hagi un 42% d’atur mentre queden inermes grans extensions d’on extreure la nostra font de riquesa. No pretenem ser-ne els propietaris, sinó obtenir-ne els fruits amb la suor del nostre treball.
P. C.: Hem volgut fer un pas més amb accions no violentes que voregen la il·legalitat. Com se sol dir: si els molestem, és perquè anem en la bona direcció.

Quines alternatives plantegeu més enllà de la desobediència?
P. C.: Proposem que no es pagui un deute bancari que no hem generat i sortir de l’euro si convé. També plantegem una renda bàsica per a les famílies més depauperades i a qui els manca qualsevol tipus de prestació. És inadmissible que no en tinguin per pagar la llum, l’aigua, el gas i les altres despeses corrents.

Aquestes reivindicacions, hauria de canalitzar-les una alternativa política?
P. C.: A mitjan octubre ens trobarem amb tots els moviments, sindicats i partits d’esquerres transformadors per afrontar la crisi i aquest repte. Confiem que les protestes serveixin de bressol per articular aquesta alternativa, com ha passat a Grècia amb Syriza, la qual no deixa d’anticipar el que viurem al nostre país. Hauria de sortir un moviment anticapitalista capaç d’aglutinar el malestar que aflora a Andalusia i en altres punts de l’Estat

L’experiència de Marinaleda, amb l’alcalde i dirigent del Sindicat d’Obrers del Camp (SOC) Juan Manuel Sánchez Gordillo al capdavant, és un bon referent del que ha de ser la gestió municipal?
L. Á.: Marinaleda no tenia expectatives fins que els veïns van ocupar El Humoso, una finca de la Junta, la qual inspira l’ocupació realitzada per part d’un grup de jornalers al març passat a Somonte. Una altra parcel·la propietat de la Junta que només donava feina a una persona i on, des d’aleshores, amb la producció de 6 hectàrees de les 400 disponibles, s’hi guanyen la vida més de 20 famílies. L’objectiu és ampliar la superfície i les naus on es manipula la producció a fi que altres persones desnonades o en situació d’atur puguin traslladar-s’hi a viure. Somonte, de la qual no tenim intenció de sortir, també serà algun dia un referent.

Insistireu en les ocupacions de finques de titularitat pública?
No solament públiques. N’hi ha de grans terratinents que pensem ocupar amb la mateixa finalitat. És el cas de la finca de la duquessa d’Alba situada al municipi cordovès d’El Carpio, del qual un 80% és de la seva propietat. Tan sols dóna feina a 40 persones, quan podria dedicar-les a l’explotació agrària i a facilitar una sortida a la majoria de la població. A la nostra agenda és previst passar de les ocupacions simbòliques a les que permetin a famílies viure del treball agrari. Donarem l’oportunitat a aquests terratinents subvencionats d’exercir la solidaritat que tant diuen defensar.

La clau de volta seria modificar la Política Agrària Comunitària (PAC)?
L. Á.: Evidentment, perquè la PAC subvenciona per hectàrea de terra encara que aquesta no es cultivi, ni doni feina ni respecti el medi ambient. Hem de continuar lluitant perquè això canviï.
P. C.: Somonte demostra que, amb una petita inversió en regadiu, podrien beneficiar-se’n desenes de famílies més.
L. Á.: De moment, ja hem aconseguit que es paralitzi la subhasta i la compravenda d’aquestes i altres parcel·les. Des del SAT i amb el suport de moltes persones, hem posat el tren en marxa per estendre la mà a tothom que s’hagi quedat fora de les prestacions i dels serveis bàsics.

Hi ha una imatge tergiversada dels treballadors andalusos?
P. C.: Si els obrers gestionéssim les empreses en crisi, com ha succeït en alguns hospitals de Grècia, no hi hauria tants acomiadaments. Mantenint la producció de forma cooperativa, moltes empreses serien viables.
L. Á.: Respecte al subsidi agrari o Pla de foment de l’ocupació agrària (PFEA), abans anomenat PER, s’han dit moltes barbaritats. Per accedir-hi, es demanen alguns requisits, entre els quals comptar amb 35 jornals, fet que dóna dret a 400 euros durant sis mesos. Però, quan no hi ha feina, això és insuficient, ja que t’obliguen a viure la resta de l’any amb aquests diners, tenint en compte, a més a més, que 87 euros van a parar a la Seguretat Social. És la xocolata del lloro, al marge que hi insisteixo: no volem ser propietaris de les terres, sinó tan sols treballar-hi.

Com veieu el procés d’independència que s’ha iniciat a Catalunya?

P. C.: Qualsevol poble té dret a decidir lliurement el seu futur. I si Catalunya decideix separar-se d’Espanya, ens semblarà bé. Igual que també ho pot fer el poble andalús, el basc o el gallec. Si així ho decideix, serà totalment legítim. No cal tenir-ne por.
L. Á. Ningú no és amo de ningú. Si una majoria dels catalans decidiu emprendre el vostre propi camí, així serà. Ara bé, la independència es pot agafar per dues portes; i no és el mateix fer-ho per l’esquerra que per la dreta. Cal tenir-ho present.

Quines perspectives té la vostra lluita?
L. Á.: Qualsevol persona que vulgui defensar els seus drets, tindrà el Sindicat Andalús de Treballadors al seu costat. Ni la presó, ni els cops de la policia ni les denúncies judicials no ens aturaran. Només ho poden fer traient-nos la vida; però, fins que això no passi, continuarem lluitant.

Oleada de despidos ante la subida del IVA

eleconomista.es

Ha llegado la fecha temida por todos. Es 1 de septiembre, acabó la cuenta atrás y sube el IVA. Tal y como aprobó el Gobierno el pasado 13 de julio, el tipo general se eleva del 18 al 21 por ciento y el reducido del 8 al 10 por ciento. Se mantiene en el 4 por ciento el superreducido, pero en cambio pasan a gravarse al tipo general las entradas a cines, teatros, espectáculos deportivos, conciertos, museos, parques de atracciones, zoológicos, servicios de limpieza de vías públicas, los arrendamientos con opción de compra de viviendas, o los servicios de peluquería, entre otros.

El Gobierno prevé recaudar 9.500 millones con esta medida, pero no está claro que lo vaya a conseguir. Gestha, el sindicato de técnicos de Hacienda, asegura que como mucho serán 7.500 millones. En la última subida en 2010 el Ejecutivo de Zapatero esperaba recaudar 5.000 millones y al final ingresó 3.600 millones de euros. Pero es que además existe el peligroso antecedente de Portugal.

Forzado por Bruselas, el Gobierno luso subió el IVA en 2011 confiando en incrementar los ingresos un 11,6 por ciento y, de acuerdo con los datos de ejecución presupuestaria en los siete primeros meses del año, ha ingresado un 1,1 menos. Empresas de todos los sectores advierten, de hecho, de que habrá un desplome del consumo y una oleada de despidos. Entre los que peor lo pueden pasar están los pequeños comerciantes, que no tienen margen para asumir el incremento de la presión fiscal. La Confederación Española del Comercio (CEC) ha advertido, en este sentido, de que la supervivencia de una buena parte de los establecimientos está en peligro.

Comercios al borde del cierre

El presidente de la organización, Manuel García Izquierdo, se muestra tajante: “Acaban con las esperanzas de aquellos comerciantes que todavía confiaban en poder mantener abiertos sus negocios”. En su opinión, “las graves consecuencias que acarreará no tardarán en observarse en las ciudades, causando una pérdida irreparable para toda la sociedad”.

La CEC calcula que hay al menos 75.000 establecimientos en grave riesgo de desaparición. “Va a resultar catastrófico para nuestro sector y, sin duda, va a afectar de lleno al consumo. Nos hemos descapitalizado, endeudado y hemos ajustado nuestros márgenes comerciales para mantener nuestros establecimientos abiertos y a nuestros trabajadores”, subraya García-Izquierdo.

Aunque el impacto no será tan fuerte, la preocupación entre las grandes superficies y las cadenas de supermercados es también notoria. La Asociación Española de Supermercados (Aces) ha advertido ya de que el incremento causará un descenso del consumo y Anged, la Asociación de Grandes Empresas de Distribución, que defiende los intereses de compañías como El Corte Inglés, Carrefour, Eroski, Alcampo o Ikea, avisa también de una caída de las ventas, aunque confía en que la liberalización de los horarios permita, al menos, compensarlo en parte. Y lo peor es que en un contexto de atonía de la demanda y con el consumo minorista acumulando 24 meses consecutivos de caída, en el gran comercio dan por hecho que el incremento de la presión fiscal sobre los ciudadanos no tendrá el efecto esperado.

Caída del consumo

Los antecedentes, desde luego, no son buenos. Cuando en el año 2010 el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero anunció una subida del IVA, del 16 al 18 por ciento y del 7 al 8 por ciento, en los tramos general y reducido respectivamente, muchas grandes superficies comerciales anunciaron su decisión de absorber la subida para evitar que repercutiese en el cliente y el consumo no retrocediese. Pero lejos de lograrlo, sus ventas no han parado de caer y la consecuencia más inmediata ha sido la destrucción de empleo.

Y si el comercio lo va a pasar mal, en el sector turístico están encendidas también todas las alarmas, con una rebaja de ingresos que podría elevarse hasta los 2.000 millones de euros anuales y la destrucción de 18.700 empleos. Consciente de hecho de la grave repercusión que podría tener en la campaña veraniega, el Gobierno optó por aplazar la subida impositiva hasta que acabara la temporada. Aun así, nada más conocerse la decisión, las grandes organizaciones empresariales del sector enviaron un comunicado conjunto en el que alertaban de los efectos dañinos de la medida.

La Comisión de Turismo de la patronal CEOE, la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), la Federación Española de Hostelería y Restauración (Fehr), la Alianza para la Excelencia Turística (Exceltur) y la Mesa de Turismo auguran que por cada punto que sube el IVA la recaudación se reduce en 1.000 millones de euros anuales para el Estado, generando además cuantiosas pérdidas a las empresas. Y lo peor, quizás, es que un punto de incremento significa también que 9.350 personas pierdan sus empleos al cabo del año. El aumento de los precios, lógicamente, se traduciría en una caída en la demanda tanto nacional como internacional, ya de por sí reducida. Para las organizaciones empresariales, “los tipos impositivos reducidos son un instrumento esencial para la sostenibilidad del turismo en España”.

Hostelería

En la misma línea se pronuncian también los hosteleros, que insisten, además, en que el incremento del impuesto aumentará la economía sumergida en su sector. Aun así, Emilio Gallego, secretario general de la Federación Española de Hostelería (Fehr) reconoce en declaraciones a elEconomista que “podía haber sido mucho peor”.

La patronal insiste en que los bares, restaurantes y cafeterías llevan desde 2009 sin casi subir los precios. “La mayoría de pequeños establecimientos han tenido que apretarse el cinturón y, aunque es difícil seguir así, tendrán que asumirlo para no perder ventas”, explica Gallego. La Fehr explica que resulta difícil calcular el número de locales que podrían verse abocados al cierre por la subida y mucho menos saber cuánto empleo se puede destruir, pero incluso así se muestra confiada en que “tras 50 meses consecutivos de caída de ventas, 2013 sea mejor para la hostelería”.

De momento, en el primer semestre del año se ha producido una caída media de los ingresos del 4,1 por ciento respecto al mismo período de 2011. El sector emplea a 1,4 millones de personas y las últimas noticias no son demasiado positivas porque, a la espera de que se conozcan los datos de agosto, la suma de los empleados dados de alta en la Seguridad Social el pasado julio fue un 0,8 por ciento menor que la que se dio en el mismo mes del año pasado. Eso, a la espera de lo que pueda ocurrir ahora si hay un incremento de precios y cae la demanda.

Pero si hay un sector que puede tener serios problemas en los próximos meses, al margen de comercio, turismo y hostelería, ese es el del motor. Un argumento poderoso radica en las estadísticas de matriculaciones que en julio, a dos meses vista de la subida del IVA, se redujeron un 17,2 por ciento, y en la primera quincena de agosto retrocedieron algo por encima del 19 por ciento. Desde el último incremento del IVA en 2010, que coincidió con el agotamiento de los recursos destinados al Plan 2000E, las ventas no han parado de caer y este nuevo golpe fiscal puede acelerar aún más los descensos. Los resultados durante este año han ido empeorando y las distintas asociaciones automovilísticas de fabricantes (Anfac), de importadores (Aniacam), de concesionarios (Faconauto) y de vendedores (Ganvam) han rebajado sucesivamente sus previsiones de cierre de mercado de 800.000 a menos de 700.000 unidades.

Con el fin de intentar un repunte, por leve que sea, del mercado, algunas marcas automovilísticas han decidido asumir el IVA parcialmente para todos los clientes que han hecho pedidos de sus modelos, pero sólo durante el mes de agosto. En septiembre no hay ya margen, y los precios subirán. Para evitar los despidos, la única solución podría ser un nuevo plan de ayuda, algo que ya está preparando el Ministerio de Industria, pero que, según los vendedores, puede que no sea suficiente.

La destrucción de empleo puede ser también masiva en los mercados y sectores donde la subida del IVA será más fuerte, al pasar del tipo reducido, del 8 por ciento, al general, del 21 por ciento. Es el caso de las peluquerías y de la cultura. En el primer caso, las tres patronales del sector han avisado ya que la medida provocará la pérdida de más de 10.000 puestos de trabajo y el cierre de 3.000 pequeñas empresas durante el primer año de aplicación de la medida.

Pero si las peluquerías están preocupadas, la industria cultural está en pie de guerra. Tras conocerse el incremento, 4.000 empresarios del sector enviaron una carta abierta y pública al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la que aseguraban que el alza del tributo va a acabar con 4.500 empleos y con el 20 por ciento de las compañías dedicadas a la música, cine y artes escénicas. Según la SGAE, no es una cuestión baladí porque la cultura genera 503.700 puestos de trabajo y supone el 4 por ciento del PIB. “Se perderán 43 millones de espectadores y se reducirán en 530 millones de euros los ingresos de taquillas. El impacto tan negativo de la desorbitada subida hace que nuestra petición de un IVA reducido sea irrenunciable”, aseguran.

Las únicas empresas que pueden respirar tranquilas unos meses más son las inmobiliarias, porque la vivienda nueva seguirá sujeta al IVA superreducido durante 2012. Eso sí, a partir del próximo mes de enero, la compra de casas comenzará a tributar al 10 por ciento, frente al 4 por ciento actual. El problema es que desde entonces puede ser peor porque se acabará también la deducción fiscal por compra.

Per què els salaris són tan baixos a l’estat espanyol?

Vicenç Navarro
Catedrático de Políticas Públicas en la Universidad Pompeu Fabra, y Profesor de Public Policy en The Johns Hopkins University 

Una de las características del mercado de trabajo español, acentuada durante la crisis actual, es el bajo nivel de los salarios de la gran mayoría de las personas que están trabajando. Y otra característica que complementa la anterior, es la gran dispersión salarial existente entre la población asalariada, es decir, la elevada distancia que hay entre los salarios de los mejor pagados y los peor pagados. Veamos los datos.

Según el Instituto Nacional de Estadística (en su sección “asalariados y percepciones salariales por tramos”), alrededor de 7,8 millones de personas recibieron menos de 1.000 euros al mes en el año 2010. Son los llamados mileuristas. Representan el 43% de todos los asalariados y reciben el 13% de todo el dinero que el país se gasta en salarios (lo que se llama masa salarial). En el otro polo, nos encontramos con los mejor pagados, que ingresan más de 4.000 euros al mes y que representan el 7% de todos los asalariados y reciben el 25% de la masa salarial. En otras palabras, este grupo minoritario recibe un cuarto de todos los salarios. Dentro de los asalariados hay pues unas enormes diferencias. El 43% recibe sólo el 13% de todo el dinero que se gasta en salarios y el 7% percibe el 25% ¡Una gran diferencia!

¿A qué se debe tal polarización salarial?

La respuesta tradicional que da la sabiduría convencional que se reproduce en la mayoría de medios de información del país, incluidos los medios económicos, es que tales diferencias de salarios se deben a las diferencias en productividad. A mayor productividad mayor salario. En esta explicación, la productividad es la variable que determina el nivel salarial. Pero lo que se olvida en esta explicación es que la causalidad va también en sentido opuesto. Es decir, los salarios determinan también la productividad. Y no me estoy refiriendo sólo al hecho bien documentado de que a mayor salario y mayor satisfacción del trabajador hay mayor productividad, sino a otro hecho (también bien documentado) que muestra que si al empresario se le imposibilita pagar salarios bajos, éste invertirá para aumentar la productividad del puesto de trabajo, a fin de que con un número menor de trabajadores se consiga la faena que harían muchos más trabajadores mal pagados. Cuando un empresario paga bajos salarios, consigue baja productividad. Y esto es lo que ocurre en España.

Un caso claro de este hecho lo encontramos en las labores agrícolas como la vendimia. Si el dueño de una viña tiene muchos candidatos para un puesto de trabajo es probable que pague muy poco al trabajador. Si en cambio, por ley, el empresario tuviera que pagar salarios altos, invertiría para que la productividad aumentara y así necesitar menos trabajadores. Pero esto no ocurre en España. El salario mínimo interprofesional español es de los más bajos de la Unión Europea. Una manera de comparar el salario mínimo entre países es ver lo que tal salario mínimo representa de la renta nacional definida por el PIB per cápita. Pues bien, según los datos de Eurostat, el salario mínimo español representa el 39% del PIB per cápita en España, uno de los más bajos de la UE, junto con Estonia, entre otros. En Francia es el 54,% en Bélgica el 52%, en Inglaterra el 49%, en Holanda un 48%, y así un largo etcétera. Si el salario mínimo español aumentara para homologarse al de los países con un nivel de desarrollo económico similar al nuestro, se forzaría al mundo empresarial a invertir para aumentar la productividad.

La productividad no es la única que determina el nivel salarial

El nivel salarial no depende sólo del nivel de productividad, lo cual se ve con toda claridad cuando comparamos salarios entre varios países en sectores de semejante productividad, tales como la industria manufacturera. El PIB per cápita de España es un 16% más bajo que el de Alemania (este porcentaje es la diferencia entre el PIB per cápita de 2010 español y el alemán, en unidades de paridad de poder adquisitivo, en términos porcentuales respecto al alemán). En cambio, el coste por hora de la mano de obra en la manufactura es un 30% inferior en España que en Alemania. Tal diferencial no puede explicarse por el diferencial en productividad, semejante en el sector manufacturero. Una situación similar ocurre en la comparación con Francia, donde el PIB per cápita español es sólo un 7% inferior, mientras que el coste por hora de la mano de obra es un 27% menor. Tales diferencias no pueden atribuirse a diferencias en productividad (ver el trabajo de Enrique Negueruela “Un nuevo papel en Europa para los países del sur”).

Otros factores además de la productividad determinan el nivel salarial

La causa mayor del bajo nivel salarial para grandes sectores de la población es la debilidad del mundo del trabajo frente al mundo empresarial que se basa en dos hechos. Uno es el elevadísimo desempleo que España siempre ha tenido. El desempleo debilita al mundo del trabajo. Crea inseguridad y miedo. Y los trabajadores aceptan salarios bajos y condiciones de trabajo peores. De ahí que haya una política del empresariado español para facilitar el despido y aumentar el desempleo, debilitando así el mundo del trabajo. Las reformas laborales de los gobiernos recientes (y muy acentuadas en el actual) han tenido tal objetivo, como lo muestran el aumento del desempleo y la bajada de salarios producidas cada vez que se ha llevado a cabo una reforma laboral.

La otra causa de la debilidad del mundo del trabajo es la escasez de puestos de trabajo. El porcentaje de la población que trabaja ha sido históricamente bajo y ello se debe, en gran parte, no a aspectos culturales que constantemente se utilizan como justificación, sino a la escasísima oferta de puestos de trabajo. Hasta 2007 la tasa de actividad de España, que refleja el porcentaje de la población en edad de trabajar que está en el mercado de trabajo, ya sea empleada o desempleada, había estado por debajo de la UE15 (en 1992 la tasa de actividad en España era del 58% frente al 67% de la UE15 en promedio, es decir, casi diez puntos porcentuales por debajo). A partir de este año la población activa en proporción al total de la población en edad de trabajar es superior en España que en la UE15 en promedio, llegando a situarse en 2011 en el 74% en España frente al 73% en la UE15. Sin embargo, la tasa de empleo (que es la tasa de actividad menos el desempleo), que refleja las personas que tienen trabajo respecto al total de las que están en edad de trabajar, que desde 2005 se mantuvo en el promedio de los países de la UE15, en España disminuyó. Así, en 2011, mientras que en España sólo el 58% de los que estaban en edad de trabajar tenían un empleo, en la UE fueron el 66%. Es decir, aunque en España ha aumentado el porcentaje de gente que quiere trabajar, el porcentaje de los que consiguen un empleo ha disminuido, aumentando el diferencial con los países de la UE15. Este es un problema grave de la economía española que raramente aparece en los medios.

El escaso desarrollo del estado del bienestar en España

Y una de las razones de esta escasez de puestos de trabajo es el escaso desarrollo de los servicios públicos del estado del bienestar. Sólo un adulto de cada diez trabaja en España en tales servicios (como sanidad, educación, escuelas de infancia, servicios domiciliarios o servicios sociales, entre otros). En Suecia es uno de cada cuatro. Si este porcentaje se aplicara a España, nuestro país tendría cinco millones más de trabajadores (eliminando, por cierto, el desempleo). Es más, la eliminación de tal desempleo, permitiría la mayor integración de la mujer en el mercado de trabajo. El trabajo crea la demanda para más puestos de trabajo. Y ahí está el mayor punto débil de la estrategia que se está siguiendo con los recortes de empleo público del gobierno actual. La destrucción de empleo empobrece al país. Se debería crear empleo para que se estableciera la necesidad de tener más empleo. Más empleo quiere decir más riqueza y más demanda, lo cual crea mayor necesidad de empleo. Ahora bien, que haya mucho empleo quiere decir que aumenta el poder del mundo del trabajo que no es lo que desea el mundo empresarial, quien ha estado ganando en su conflicto con el mundo del trabajo. Y los datos así lo muestran. España es uno de los países de la UE que tiene una mayor participación del excedente empresarial (que incluye beneficios empresariales) en la distribución de la renta. En 2007 fue el 41,9%, habiendo sido también el país de la UE15 que tuvo mayor crecimiento de tal excedente empresarial en el periodo 2007-2009, hecho que contrasta con la mayoría de países de la UE donde dicho porcentaje bajó durante este periodo. Es lo que solía llamarse lucha de clases, que la gana, en bases diarias, la gran patronal a costa del mundo del trabajo. Es en los países nórdicos de Europa, donde el mundo del trabajo ha sido fuerte, donde el porcentaje de la población adulta trabajando en los servicios del estado del bienestar es más elevado, con mayores tasas de ocupación y con menor desempleo. Es en países como Grecia y España, donde el mundo del trabajo es débil, en los que tenemos un porcentaje menor de personas trabajando en su estado del bienestar, menos gente trabajando y mayor desempleo. La tasa de paro es un indicador político que define las relaciones de poder de clase en un país. La transición inmodélica de la dictadura a la democracia en España, perpetuó el enorme poder de las fuerzas conservadoras, lo cual explica que España haya tenido siempre en su periodo post transición un elevado desempleo y que ahora se esté acentuando con la crisis. La causa determinante del paro y de los bajos salarios es política más que económica o financiera. Así de claro.

Público.es

El govern espanyol comprovarà la renda dels pares i avis per donar l’ajuda de desocupació

Vilaweb

El govern espanyol ha aprovat el decret per prorrogar el pla Prepara, dirigit als desocupats que han esgotat les seves prestacions, amb alguns canvis respecte el pla fins ara en vigor. La ministra d’Ocupació, Fátima Báñez, ha confirmat que amb la nova regulació es tindran en compte els ingressos dels pares i avis a l’hora de valorar si el desocupat compleix el requisit per cobrar l’ajuda dels 400 euros que preveu el pla.

Báñez ha explicat que abans es valoraven els ingressos de la unitat familiar a l’hora de concedir les ajudes, però no es comprovava la renda dels pares sinó la quantitat de fills i prou.

El mètode del govern espanyol serà sumar les rendes de tots els membres de la unitat familiar i dividir-les pel número de membres i, si superen els 481 euros per persona, el desocupat no tindrà dret a l’ajuda.

Desnonament exprés

El govern espanyol ha aprovat també un avant-projecte de llei per a accelarar els denonaments. Els llogaters que no paguin a temps el lloguer podran ser desnonats al cap de deu dies si no presenten al·legacions al jutge.

La ministra de Foment espanyola, Ana Pastor, ha explicat que, amb la normativa en vigor, el llogater ha de recórrer a la via judicial i obtenir una sentència declarativa perquè es pugui tirar endavant el desnonament.

Amb la nova llei, s’establirà un període de només deu dies perquè el llogater pagui el deute i, si no ho fa, el jutge dictarà la resolució del contracte de manera immediata, sense més tràmits.

El govern espanyol pretén reduir el procediment que se segueix ara per dictar una resolució. Segons Pastor, ‘és clar que el que no paga, no pagarà encara que li donin més temps’.

Cataluña pierde 37.000 empleos en servicios sociales desde que gobierna Mas

el País

Cuando Artur Mas tomó el cargo de presidente de la Generalitat dejó claro que Cataluña solo superaría la crisis a base de esfuerzo. El esfuerzo al que se refería el presidente se ha traducido en este último año y medio en una retahíla de recortes presupuestarios que han acabado destruyendo 37.219 empleos en servicios públicos, según datos cotejados por UGT en Cataluña. Las consecuencias se han notado en el cuerpo de la Administración, pero sobre todo han alcanzado a las tres patas del Estado del Bienestar: educación, sanidad y asistencia a personas con discapacidad, las partidas presupuestarias que más han sufrido las políticas de austeridad.

El presidente de la Generalitat, con el apoyo del PP, no tardó ni medio año en aplicar su primer tijeretazo, y el pasado mayo comunicó el último por el que se reducirá en 1.500 millones de euros el gasto público, que se suman a los cerca de 2.600 millones aprobados en 2011. Esa reducción del gasto público no han contribuido tampoco a reducir el vigor de la crisis, que en los últimos cinco años ha arrasado 588.000 empleos en Cataluña.

Durante el año pasado el presupuesto sanitario fue un 8,5% inferior a los de 2010, lo que obligó a cerrar quirófanos, reducir las horas de apertura de los centros de atención primaria (CAP) y de urgencias o el gasto farmacéutico. Así, durante el último año y medio se han perdido 7.767 puestos de trabajo en hospitales y ambulatorios, algo menos de un 5% de la plantilla que había en diciembre de 2010.

El presupuesto para Educación del Ejecutivo de Mas para este 2012 es más bajo que hace cinco años, a pesar de que hay 150.000 alumnos más. Una de las principales medidas de la Generalitat fue dejar de subvencionar la sexta hora lectiva, con lo que se dejaron de contratar a más de 1.500 interinos. La reducción de las transferencias a las universidades públicas también ha acarreado una menor contratación de profesores. Con todo, en el último año y medio, un total de 12.879 profesionales de la enseñanza han perdido su puesto de trabajo, lo que supone un 9,5% de profesionales menos.

Otro de los sectores que han sufrido también los recortes de la administración han sido los que prestan servicios sociales sin alojamiento, entre los que se encuentran los centros para el cuidado de personas mayores, discapacitados y guarderías. En los último 18 meses los profesionales que trabajan en estos centros se ha reducido en un 10,1%, algo más de 3.100 puestos perdidos.

En la Generalitat la reducción de empleados se ha situado en las 13.400 personas, un 7,3% menos. Camil Ros, secretario de política sindical de UGT, advirtió este jueves que estas cifras pueden ser peores durante 2012. Ros prevé que con la nueva reforma laboral se disparen los despidos, ya que la nueva ley permite despedir a quien trabaje en una empresa, entre u organismo que vea reducido su presupuesto en un 10%.

Acciona presenta un ERE para 1.142 trabajadores pese a tener beneficios

Los sindicatos preparan movilizaciones contra los despidos, que la compañía justifica por la caída de la obra pública, por los recortes.

Acciona Infraestructuras ha presentado un expediente de regulación de empleo (ERE) que afectará a 1.142 trabajadores de la compañía, alrededor del 30 % de la plantilla, Los sindicatos CCOO, UGT y USO critican que se haya presentado eset ajuste de plantilla a pesar de que la constructra no registra pérdidas, sino que publicó unas ganancias de 80 millones de euros en el primer semestre del año. El año pasado, la compañía que preside José Manuel Entrecanales tuvo un beneficio de 202 millones. Los sindicatos también subrayan que Acciona “otorga a sus directivos sueldos y prebendas por encima de los 250.000 euros anuales”.

Fuentes de la compañía apuntan que el ERE se justifica por la caída “drástica” de la actividad en obra civil, que es el negocio principal de la división de infraestructuras, a raíz de los recortes en la inversión pública, por los ajustes en la Administracion central y en las autonómicas. La nueva reforma laboral que aprobó el Gobierno en febrero permite presentar ajustes de plantilla ante la previsión de malos resultados, lo que ha disparado los expedientes de regulación de empleo.

El ajuste afectará al 30% de la plantilla, de 3.750 trabajadores

Según los sindicatos, unos 294 trabajadores serán despedidos y unos 850 se verán afectados por suspensiones o reducciones de jornada. Sin embargo, fuentes de Acciona aseguran que estos datos no están cerrados, ya que la negociación está abierta hasta el próximo 20 de agosto, y que, en cualquier caso, los despidos no implicarán a más del 8% de la plantilla actual, que se sitúa en torno a 3.750 trabajadores. Adem´ças, ha asegurado que los mayores de 50 años no se verán afectados por dicho expediente.

Los sindicatos lamentan “la negativa de la empresa a reducir el número de afectados y a mejorar la propuesta de indemnización económica”, al tiempo que critican su “intransigencia” a la hora de negociar. Las tres formaciones sindicales han anunciado su intención de organizar protestas, que van desde concentraciones frente a los centros de trabajo hasta “paros parciales” de cuatro horas diarias entre el 20 y el 22 de agosto. A pesar de las críticas, las organizaciones sindicales insisten en retomar las negociaciones con el objetivo de lograr “condiciones más justas” para los trabajadores que se vean afectados por el ERE.

Publico.es

Segundo Menéndez: “Potser perdrem, però haurem guanyat la batalla de la dignitat”

Àlex Romaguera | Setmanari Directa

[Segundo Menéndez baixa de les conques mineres per explicar la lluita del carbó. L’activitat als pous és especialment dura, s’intueix en el seu rostre i en el seu caminar pausat: té dues hèrnies discals, silicosi crònica, gastràlgia i ha perdut el 60% de l’audició. Però, tot i això, aquest barrinaire de Cangas de Narcea, portaveu del Corrent Sindical d’Esquerres i fill de miners, manté intacta la seva esperança en el futur. “Tenim la revolució al cap i ja ens han ajustat prou les sabates”, assegura. Fruit d’aquest compromís insubornable i de la seva resistència a la por que infringeix el poder, la lluita minera s’ha convertit en el far de l’actual escenari de mobilitzacions contra la involució social i democràtica que es viu a l’Estat espanyol]

Quina és la raó del conflicte que es viu a les conques mineres? 
Tothom destaca la disminució d’un 64% de les ajudes, però el fet més greu és la davallada d’un 40% de la producció. En alguns casos, això suposa prop de 90.000 tones, cosa que aboca les petites empreses (és el cas d’on treballo jo) al tancament. Per tant, la idea que el govern espanyol aposta per la indústria és una gran mentida.

El discurs oficial contrasta amb la realitat tan dura que viviu a les conques? 
D’entrada cal recordar que tot el sector elèctric de l’Estat està subvencionat, no només el nostre. I també cal desmentir els suposats privilegis de què gaudeix el carbó, ja que rebem 1,82 cèntims d’euro per quilowatt produït, mentre que la resta d’energies (ja siguin l’eòlica, la de biomassa o la solar) perceben 42,8 cèntim d’euro pel mateix nivell de producció. En cap cas, doncs, la mineria està sobreprotegida, ben al contrari. Sense oblidar el fet que el carbó internacional, a diferència del que diuen, és més car que el nostre. Avui, els taurons financers de Goldman Sachs estan acumulant 150.000 tones de carbó adquirit a Colòmbia a baix preu al port d’El Musel (Gijón), amb l’objectiu d’especular i vendre’l a un preu superior al mercat europeu.

Com es viu aquesta situació a les zones mineres? 
No tenim més opció que subsistir. Després de veure com les mans privades vinculades als grans partits s’apoderaven de les partides destinades a reactivar l’economia, l’única sortida que tenim és mantenir els pous actius.

La majoria de la gent afiliada a la minera pertany a la UGT i a Comissions Obreres, dos sindicats que van signar el pla de 2006 que obria la veda a la desregulació del sector. Quin debat genera aquesta contradicció? 
Des del Corrent Sindical d’Esquerres ja vam advertir que, si bé les ajudes estaven garantides, el darrer tram del pla miner (2011-2012) era molt coix en relació a la producció. Però les cúpules de la UGT i CCOO van mirar cap a un altre cantó i van acceptar que el govern de Rodríguez Zapatero fixés el 2017 com a data per al desmantellament de la minera. Però la Unió Europea no contempla aquest objectiu en cap moment i només apunta la possibilitat que cada Estat replantegi el seu model energètic, però mantenint les ajudes al sector. Avui, entrar a discutir sobre el paper dels dos sindicats ja no procedeix: tots som al mateix vaixell… un vaixell que, si no reflotem, s’enfonsarà amb nosaltres a dins. En lloc de fer-nos retrets, hem de lluitar plegats pel nostre futur.

Sovint s’oblida la presència de la dona en la lluita minera. Quin paper hi desenvolupa? 
És el pilar fonamental, perquè és tan important estar a primera fila com suportar el desgast que implica la lluita, ja sigui físic o causat pel desprestigi al qual estem sotmesos per part dels mitjans afins a l’Estat, que ens acusen de terroristes. Qui més ho pateix són elles. De la mateixa manera, alguns sectors refractaris a les nostres reivindicacions s’hi han acabat acostant en veure que, si el conflicte arrossega les mines, també s’endurà la resta d’activitats econòmiques –petits comerços, transports, escoles o centres hospitalaris–, que perdran la seva categoria en funció del nombre de població. A nivell humà, tot i la duresa, aquesta lluita ens enforteix en molts àmbits.

La rebuda de la Marxa del carbó a Madrid ha suposat un punt d’inflexió de cara a revertir el conflicte? 
Des de llavors, ja no ens sentim sols; i també ha servit per integrar les nostres demandes a l’aposta per un model alternatiu que ens implica a tots i a totes. A partir d’aquí, seria important establir una estratègia conjunta amb altres col·lectius castigats per les retallades socials. Pel que fa al nostre àmbit, la millor solució seria nacionalitzar la mineria i, fins que això no es produeixi, com a mínim, incrementar la producció. Amb el nostre esforç, ho tiraríem endavant.

L’ecologisme advoca per superar les activitats extractives i anar cap a un model productiu més sostenible. Què en penseu els sectors miners? 
No fugim del debat, però hem de recordar que el carbó es continuarà cremant. Vindrà de fora i el cost de traslladar-lo des d’Amsterdam i altres ports serà més nociu en termes ecològics, ja que l’emissió de CO2 a l’atmosfera s’elevarà un 6%. Tenint present això i el fet que, avui dia, el carbó és el principal subministrament energètic per l’Estat, defensem una reindustrialització profunda que contempli tots aquests elements vinculats a la preservació del medi i a la qualitat de vida.

Conflictes com els de Sintel o el d’Euskalduna a mitjan dels 80 van rebre molta solidaritat, però, finalment, no van poder reeixir. Confia que la lluita minera actual s’acabi resolent de forma justa? 
Només sé una cosa: l’única guerra que es perd és la que s’abandona. I potser perdrem, però haurem guanyat la batalla de la dignitat. No podem pensar en l’endemà i en desistir quan encara no s’han jugat totes les cartes. De moment, tenim l’esperança de mantenir el sector dempeus.