Tag Archives: crisi ecològica i climàtica

Greenpeace troba components tòxics en la roba de 20 marques de multinacionals de la moda

Noa Pàmies | La Directa

L’organització ecologista Greenpeace ha presentat un estudi a Pequín (Xina) anomenat “Puntades tòxiques: l’obscur secret de la moda” que esquitxa diverses marques, com Zara o Adidas, pel que fa a males pràctiques mediambientals. En aquest informe denuncien l’existència de substàncies tòxiques perilloses en la roba d’unes 20 grans marques de productes tèxtils. Algunes d’aquestes substàncies, en descompondre’s formen un element químic – del que n’està prohibit l’ús a la Unió Europea i és subjecte de fortes restriccions a altres països com la Xina – que pot crear trastorns hormonals: l’etoxilat de nonifenol (NPS). Aquesta substància s’utilitza en vernissos, cosmètics i en la fabricació de colorants i olis lubricants. En el cas de Zara, Greenpeace ha trobat dues substàncies perilloses per la salut dels portadors de la seva roba: components químics cancerigens que provenen dels tints dels teixits.

Les marques afectades

Adidas, Armani, Lacoste, Benetton, Zara, Levi’s, Mango, Calvin Klein, Diesel, H&M o Metersbonwe són algunes de les marques assenyalades per Greenpeace a Pequin, la ciutat un oes fabrica una de cada quatre peces de roba d’aquestes firmes. Ja al 2011, Greenpeace va començar la “campanya Detox” on s’informava de la utilització de asubstàncies químiques en la roba per part de diverses indústries tèxtils. Ara, la investigació ha crescut en nombre de marques implicades i en nombre i gravetat de les substàncies analitzades.

La delegació espanyola de l’empresa propietària de la marca Zara -Inditex- ha dit que “pot assegurar que el control de la qualitat del 100% dels seus productes es du a terme amb els estàndards de la qualitat i seguretat més exigents” subratllant, paradoxalment, el seu “compromís amb el medi ambient”.

La contaminació més enllà de les fàbriques

L’estudi s’ha fet analitzant un total de 141 productes a disset països diferents. Les dues terceres parts dels productes contenien substàncies tòxiques. Els productes contaminats es venen a dotze dels països de la mostra, entre els quals destaca la Xina.

Greenpeace ha alertat, en conseqüència, de l’existència d’aquestes substàncies en les aigües residuals de les fàbriques xineses que produeixen per aquestes multinacionals tèxtils. El cap de la campanya de Greenpeace a Xina, Li Yifang, ha advertit que la Xina està amenaçada greument per la contaminació de les aigües. Yifang ha dit que les principals cadenes de roba ens han convertit en “víctimes de la moda” i ha advertit que la contaminació de l’aigua es produeix durant la fabricació, però també quan els compradors fan la bugada a casa seva.

Anuncis

Mobilitzacions ecologistes al Baix Llobregat contra el projecte d’Eurovegas

ElTriangle.eu

Diferents grups ecologistes del Baix Llobregat uneixen esforços per rebutjar el projecte del megacasino, com ja van fer amb un camp de golf promogut per l’ajuntament de Viladecans o el projecte Barça Parc
El grup ecologista de Viladecans Salvem les Oliveretes, integrat dins la plataforma SOS Delta del Llobregat ha convocat per divendres una trobada d’entitats que s’oposen a la instal·lació del projecte del megacasino patrocinat per Sheldon Adelson al delta del Llobregat, en una ubicació al Prat de Llobregat propera a l’aeroport. La plataforma SOS Delta del Llobregat integraSalvem les Oliveretes, però també Defensa del Patrimoni Natural (Depana) o Ecologistes en acció. Aquesta mateixa plataforma va ser la que va aconseguir, a finals dels anys noranta, i mitjançant sentències judicials favorables que no s’ubiqués un camp de golf a Viladecans, promogut per l’ajuntament de la població i també aturar el projecte del F.C. Barcelona Barça Parc.

Des d’Ecologistes en Acció s’ha demostrat des del primer moment la oposició frontal a la ubicació d’Eurovegas al Prat, que rebutgen per diversos motius. Els econòmics són que entenen que ·”en comptes d’un model d’economia productiva, basat en la innovació, la qualitat de l’ocupació i l’equilibri ambiental, Eurovegas significa explotació de les persones, foment de negocis especulatius i diner negre i especulació urbanística”. També tenen crítiques a nivell ambiental, ja que veuen que “urbanitzar unes altres 200 o 400 ha [al delta del Lobregat] és inassumible des d’un punt de vista ambiental, i passa la “ratlla vermella” de l’equilibri territorial“, en una zona on el 50% ja no és terreny natural o rústic. També rebutgen el projecte pels canvis que Adelson vol introduir a les lleis, que crearia un nou “paradís fiscal”, i pels costos socials del projecte ja que el magnat nord-aemricà pretén contractar treballadors amb contractes de precarietat total. A Actuable, d’Ecologistes en Acció, ha penjat una proposta per votar en contra del projecte d’Eurovegas a l’Estat espanyol, amb quasi bé 3.000 signatures.

Depana també ha rebutjat el projecte que entenen que és un “horrorós monument al mal gust, a la ficció, a la felicitat efímera, a la bogeria col·lectiva, al triomf del guany econòmic fácil” i que els produeix “una inevitable repulsió el sol fet d’imaginar els responsables de l’Administració pública del nostre petit país avenint-se servilment a negociar, rendits als peus dels totpoderosos representants de l’empresa nord americana”. I dónen un missatge a l’administració. “Quan hi ha tantíssimes necessitats humanes bàsiques i urgents, socials i culturals per cobrir, tantes bones iniciatives i projectes mediambientals i de recerca científica aturats per manca de finançament, el sol fet de festejar i plantejar-se com una bona solució per al país una oferta com aquesta, és totalment amoral i irresponsable”.

La Caixa arrasa el planeta. ¡Liberémonos de la banca!

Ecologistas en Acción

La confederación de Ecologistas en Acción ha realizado hoy una acción directa de denuncia de las consecuencias de la gran banca, hoy en día totalmente privatizada, que acumula un enorme poder y controla sectores estratégicos de la economía con nefastas políticas ambientales y sociales.

La organización ecologista ha desplegado 3 pancartas en la fachada de las oficinas de la sede central de “La Caixa” en la Av. Diagonal de Barcelona. La acción, realizada durante el V Congreso Confederal que se lleva a cabo este fin de semana en El Prat de Llobregat con la participación de más de 300 personas de los diferentes grupos integrantes de Ecologistas en Acción, denunciaba en primer lugar la enorme acumulación de poder político y económico en el sector bancario. Hay que recordar que son los bancos, parte fundamental de los “mercados”, quienes están dictando hoy, ya sin ningún tipo de remordimiento y sin disimular nada, las políticas públicas que ejecutan los gobiernos. Los ejemplos de Italia y Grecia, donde los mercados han forzado cambios de gobierno para poner tecnócratas (economistas neoliberales) al frente de las instituciones públicas, son paradigmáticos.

“La Caixa” controla parte de las acciones de empresas españolas transnacionales de enorme relevancia en los sectores energético, del agua o de las infraestructuras, por ejemplo. Hablamos de empresas con políticas ambientales y sociales muy agresivas, tanto en nuestro país como en otros países del sur (América latina, África, etc): Agbar, Repsol, Gas Natural – Fenosa, Abertis.

El otro eje de la denuncia de Ecologistas en Acción es en relación a la privatización de las cajas de ahorro. Este modelo de banca pública ha sido desmantelado aceleradamente por exigencia de los mercados y con la complicidad de todos los partidos políticos. De esta manera, se pierde el poco control público que había del sistema bancario, y además existe el serio riesgo de que en un corto plazo se cancele la obra social de las cajas, ya que la gestión se terminará efectuando únicamente bajo el criterio de la rentabilidad económica.

El endeudamiento irresponsable de la banca nos ha llevado a la crisis financiera, que ahora están endosando a la sociedad a través de la deuda pública contraída por los gobiernos para salvarla. No podemos olvidar que cuando los gobiernos públicos necesitan financiarse es esta misma banca la que exige recortes sociales y ambientales para prestar dinero. Los ecologistas hablan, en este sentido, de justicia social y ambiental.

En conclusión, Ecologistas en Acción, en la línea de las reivindicaciones populares surgidas a raíz del 15M, reivindica un cambio total de modelo, con la creación de una banca pública, controlada democráticamente, y que responda a criterios de ética para gestionar el economía satisfaciendo las necesidades sociales, no fomentando la acumulación de capital y poder. La organización propone a la ciudadanía una “liberación” de la banca privada y especulativa.

Esther Vivas: “Cal democratitzar el model agrícola i alimentari”.

L’ Assemblea Vallirana va organitzar divendres 21 de juliol a les 20.00h a la Rambla de la Sobirania la xerrada / debat “Sobirania alimentària i alternatives agroecològiques”, acte que va comptar amb la participació d’una cinquantena de vallirencs i amb Esther Vivas, activista social i autora dels llibres “Supermercados, no gracias” o “Del campo al plato”, encarregada de fer la presentació.

Esther va ressaltar que “els aliments s’han convertit en una mercaderia” i que “cal democratitzar els mitjans de producció i consum” per a garantir una producció natural dels mateixos i un accés equitatiu. També va destacar que “avui tenim una alimentació kilométrica”, doncs la producció i venda d’aliments gira en torn al benefici privat i no a les necessitats de les persones i el medi ambient, i que “l’agricultura depèn fortament del petroli” tant en la seva producció com en el seu transport.

Vivas va emfatitzar la gran desigualtat existent en el model productiu actual, i va posar com a exemple el paper de la dona en la producció d’aliments, on a l’Àfrica, el 85% dels aliments és produït per les mateixes, i son precisament les que més passen gana: “cal democratitzar el model agrícola i alimentari des de una perspectiva feminista” va puntuar.

També va fer una crítica a l’ús dels transgènics per dues raons principalment: precaució, doncs no es coneix l’impacte que a llarg termini poden tenir els organismes modificats genèticament, a més que es un fet que els camps transgènics s’escampen sense control a través de la pol·linització, i per monopoli, doncs son un petit conjunt de grans empreses les que controlen la producció de llavors modificades genèticament.

Després de la presentació es va fer un debat intens sobre els diversos punts presentats i tot seguit es va realitzar l’assemblea corresponent a la setmana.

La pròxima xerrada / debat organitzada per l’Assemblea Vallirana -el sistema financer- serà el proper divendres 16 de setembre i tindrà com a convidat a Arcadi Oliveres, president de Justícia i Pau i professor d’economia de la UAB.

Avanzando en un cooperativismo agroecológico

por Esther Vivas

Frente a un modelo de consumo y producción agrícola capitalista que nos conduce a una crisis alimentaria, climática y del campo sin precedentes, se anteponen otras prácticas desde abajo y a la izquierda en la producción agrícola, la distribución y el consumo de alimentos. Se trata de experiencias que buscan establecer una relación directa entre el productor y el consumidor, a partir de unas relaciones solidarias, de confianza, cooperativas, locales, planteando alternativas viables al sistema actual.

El número de estas iniciativas, en todo el mundo, se ha multiplicado de forma exponencial en los últimos tiempos. En muchos países de América Latina, Europa, Asia, América del Norte… encontramos cada vez más iniciativas que ponen en contacto cooperativas de productores con grupos de consumidores, que organizan modelos alternativos de distribución de alimentos, que apuestan por “otro consumo”, que establecen relaciones directas y solidarias entre el campo y la ciudad o que reconvierten terrenos abandonados en las grandes urbes en huertas urbanas para el autoconsumo y/o la distribución local.

En los países del Sur, el hundimiento del campo a lo largo de las últimas décadas, como resultado de las políticas neoliberales, intensificó la migración campo-ciudad, provocando un proceso de “descampesinización”/1. En las últimas décadas esta dinámica, en muchos países, no tomó la forma de un proceso clásico, donde los excampesinos iban a las ciudades a trabajar en fábricas en el marco de un proceso de industrialización, sino que se produjo, lo que Davis/2 llama, una “urbanización desconectada de la industrialización”, donde los excampesinos empujados a las ciudades pasaron a engrosar sus periferias viviendo muchos de la economía informal y configurando un “proletariado informal”. En Brasil, por ejemplo, se pasó del 31% de la población viviendo en las grandes ciudades en 1940 al 81% en la actualidad/3. Estos procesos explicarían la creación de nuevos mecanismos de producción y distribución de comida en las metrópolis del Sur global frente al abandono del campo.

Ante la crisis del modelo agroalimentario actual, varios estudios demuestran como la producción campesina a pequeña escala es altamente productiva y capaz de alimentar a la población mundial. La investigación llevada a cabo por la Universidad de Michigan/4,  en 2007, que comparaba la producción agrícola convencional con la agroecológica, lo dejaba bien claro. Sus conclusiones apuntaban, incluso las estimaciones más conservadoras, que la agricultura orgánica podía proveer  al menos tanta comida de media como la que se produce en la actualidad, aunque sus investigadores consideraban, como estimación más realista, que la agricultura ecológica podía aumentar la producción global de comida hasta un 50%.

Algunas experiencias

De este modo, surgen experiencias que demuestran que es posible otra manera de trabajar la tierra, producir alimentos y comercializarlos. Cada uno de estos modelos se adapta a las necesidades de sus miembros y a su entorno. Las iniciativas que existen en Brasil, por ejemplo, distan de otras que se llevan a cabo en Francia y éstas a la vez de las que se impulsan en Estados Unidos. Pero a pesar de estas diferencias existe un denominador común: solidaridad productor-consumidor, cooperativismo y auto-organización.

En Brasil existen actualmente veintidós mil Emprendimientos Económicos Solidarios que incorporan a las personas excluidas del mercado de trabajo, un 48% de los cuales se encuentran en el ámbito rural y están formados por asociaciones de pequeños productores. Actualmente, éstos ocupan más de un millón setecientas mil personas en el marco del movimiento de la economía solidaria/5, insertándose, una parte, en el conjunto de las alternativas al actual modelo de producción, distribución, comercio y consumo.

En Cuba, los huertos urbanos agroecológicos son una de las experiencias de producción agrícola más exitosas. Un modelo que se puso en marcha como respuesta a la crisis agrícola que vivía la isla en los 90 después del hundimiento de la URSS, cuando ésta tenía que importar el 50% de los alimentos necesarios para su consumo como consecuencia de un modelo agrícola que había convertido al país en exportador de mercancías de lujo e importador de alimentos para sus habitantes. El plan de choque de principios de los 90, consistente en invertir en agricultura urbana (plantando en la ciudad, a parte del campo, y reduciendo el uso del transporte, la refrigeración y otros recursos), tuvo más éxito de lo previsto. A finales de los 90, existían, en La Habana, más de ocho mil granjas y huertos urbanos donde trabajaban unas treinta mil personas. Un modelo que se multiplicó por toda la isla con una producción en aumento del 250% al 350%/6.

En Francia, se han desarrollado redes de solidaridad entre productores y consumidores a través de las AMAP (Association pour le Maintien de l’Agriculture Paysanne). Una experiencia que parte de un “contrato solidario” entre un grupo de consumidores y un campesino local agroecológico, en base el cual los primeros pagan por adelantado el total de su consumo por un período determinado y el campesino les provee semanalmente de los productos de su huerta. Desde la creación de la primera AMAP, en 2001, éstas se han multiplicado por todo el país llegando a sumar 750 AMAP, quienes suministran a unas treinta mil familias/7.

En otros países de Europa, experiencias como las de las AMAP se remontan a los años 60, cuando en Alemania, Austria o Suiza se empezaron a desarrollar iniciativas similares como respuesta a la creciente industrialización de la agricultura. En Gran Bretaña, estas iniciativas empezaron a funcionar en los años 90 con el nombre de CSA (Community-Supported Agriculture) o Vegetable box scheme y a principios del 2007 existían unas 600 iniciativas de este tipo/8.

Grupos y cooperativas de consumo

En el Estado español, los primeros grupos de consumo surgieron a finales de los 80 y principios de los 90, pero no fue hasta mediados de los años 2000 que éstos tuvieron un crecimiento importante. En cifras totales, se trata de experiencias que suman a un número reducido de personas, pero su tendencia va en aumento, mostrando una creciente preocupación por el actual modelo agroalimentario y la voluntad de llevar a cabo un consumo que sea solidario con el campo, con criterios sociales y medioambientales.

A pesar de compartir unos criterios comunes existe una gran variedad de modelos organizativos, de relación con el campesino, de formato de compra, etc. Algunos integran en su seno a consumidores y a productores y otros sólo están formados por consumidores. Hay algunos modelos donde el consumidor puede escoger aquellos productos de temporada que desee y otros que perciben cada semana una cesta cerrada con frutas y verduras de la huerta. La mayor parte de experiencias funcionan a partir del trabajo voluntario de sus miembros, aunque hay algunos iniciativas profesionalizadas que incluyen también venta en tienda.

La multiplicación de estas experiencias plantea una serie de oportunidades para desarrollar otro modelo de consumo desde lo local, recuperando nuestro derecho a decidir sobre cómo, cuando y quién produce aquello que comemos. El gran reto es cómo llegar a más gente, hacer estas experiencias viables, mantener unos principios de ruptura con el actual modelo agroindustrial, seguir vinculadas a una producción y a un consumo local y rechazar los intentos de cooptación y el marketing verde.

Las cooperativas y los grupos de consumo tienen que aliarse con otros actores sociales (campesinos, trabajadores, mujeres, ecologistas, ganaderos, pescadores…) para cambiar este modelo agroalimentario, pero a la vez deben de ir más allá y participar en espacios amplios de acción y debate para conseguir un cambio global de paradigma. Estas iniciativas no deben de quedarse sólo en el discurso de la alternativa concreta, a pequeña escala, sino insertarse dentro de una estrategia general de transformación social.

La lógica capitalista que impera en el actual modelo agrícola y alimentario es la misma que afecta a otros ámbitos de nuestras vidas. Cambiar este sistema agroalimentario implica un cambio radical de paradigma y la crisis múltiple del capitalismo en la que estamos inmersos lo pone claramente de manifiesto.

——————————————————————————————————————————————

1/Bello, W (2009). The Food Wars. Londres. Verso.
2/Davis, M. (2006) Planet of slums. Londres. Verso.
3/Marques, P. (2009) La dimensión sociopolítica del movimiento de la Economía Solidaria en Brasil: Un estudio del Foro Brasileño de Economía Solidaria, Universidad de Granada.
4/Chappell, M.J. (2007) Shattering myths: Can sustainable agriculture feed the world? en: http://www.foodfirst.org/node/1778
5/Marques, P. (2009) La dimensión sociopolítica del movimiento de la Economía Solidaria en Brasil: Un estudio del Foro Brasileño de Economía Solidaria, Universidad de Granada.
6/Murphy, C. (2000) Cultivating Havana: Urban agriculture and food security in the years of crisis en: http://www.foodfirst.org/pubs/devreps/dr12.pdf
7/Para más información sobre les AMAP ver: López García, D. (2006) AMAPs: contratos locales entre agricultores y consumidores en Francia en:http://bah.ourproject.org/article.php3?id_article=86
8/Para obtener más información sobre estas experiencias en Gran Bretaña ver: Soil Association, (2005) Cultivating communities farming at your fingertips en:http://www.soilassociation.org

*Artículo publicado en Democracia económica de Antoni Comín y Luca Gervasoni (coord.) (Icaria editorial, 2011).